Inicio Fútbol Primer equipo Un Levante inmenso se merienda al Barça en diez minutos

Un Levante inmenso se merienda al Barça en diez minutos

13 minuto leer
2
0
574

Tarde calurosa, casi tórrida, en el Ciutat de València, para recibir al Barça tras la victoria ante la Real Sociedad en su propio feudo. Buen ambiente, pues, para esperar a Messi y sus secuaces.

Paco López ha repetido once titular por primera vez esta temporada. Debe ser que las sensaciones recibidas en el Reale Arena, volviendo a poner a Denis Bardhi de inicio. El macedonio, de estar en buena forma y enchufado, es sin lugar a dudas un activo muy importante para intentar la machada contra los culés.

En el capítulo de anécdotas, la pitada del respetable del Ciutat de València al ver salir a calentar a los titulares del Barça y observar pantalones y medias amarillas. El uniforme más reivindicativo del equipo de Valverde, empecinado en mezclar deporte y política, no gustó en Orriols.

El partido fue en su primera mitad un ir y venir valiente, sin ocasiones demasiado claras pero intenso. El colegiado Hernández Hernández comenzó su particular show con dos faltas que parecieron las dos caras del espejo mediático-liguero. Una falta más que dudable a Messi precedió a una entrada de las que llamamos ‘criminales’ a Morales que fue pitada pero al revés. El respetable, claro, se enfadó con el trencilla, pero él siguió ‘a lo suyo’.

El Levante comenzó a coger confianza y, jugando el balón con criterio, sin rifar despejes, empezó a acercarse con peligro a la portería defendida por Ter Stegen. Morales y Campaña fueron los primeros en intentar asustar al portero alemán del Barça y de hecho, un disparo casi a bocajarro del 24 granota fue desviado in extremis por la defensa culé a corner.

Después sería Borja Mayoral el que intentaba el disparo desde fuera del área pero el balón volvía a estrellarse en un defensa culé. Los granotas asustaban por momentos y el estadio se vino arriba animando de forma atronadora a su equipo.

Pero se sabía que el Barça iba a despertar en algún momento, y fue por la banda precisamente de Semedo, que a pierna cambiada sustituía a Jordi Alba en este partido. De sus pies nacieron las mejores jugadas de los culés y, en conexión con Griezmann, empezaron los problemas.

La primera aproximación del francés fue en fuera de juego, aunque su remate final se estrellaba en el exterior de la red. Poco después la entrada era buena, pero desbarataba atenta la defensa granota. Miramón y Postigo eran los encargados de echar el cerrojo ahí.

Pasaba ya la media hora cuando en una jugada por banda derecha, Luis Suárez se echaba al suelo en lo que desde la grada pareció una de sus ‘actuaciones’, pero no. El uruguayo terminaría pidiendo el cambio antes de terminar el primer tiempo.

Y en el minuto 35, cuando meno merecía el Barça, llegaba su gol. En una jugada protestada en su inicio porque Semedo se hace con el control de la pelota ayudándose del antebrazo, daba un pase con Griezmann claramente en fuera de juego, y al devolver al propio Semedo, éste era derribado dentro del área.

Hernández Hernández ni se planteó pedir la intervención del VAR y éste tampoco entró de oficio. Contra el Barça, no. Eso sí, a Aitor le dedicó una charlita que duró más de lo habitual, seguramente para aleccionar al portero vasco del Levante sobre los pies y la línea de gol, ya saben.

Y claro, a los 11 metros fue el sempiterno Messi, que no falló. La noticia, de hecho, habría sido que hubiera fallado. Sólo así consiguió adelantarse en el marcador el conjunto culé.

Con poco más que añadir al discurso, el Levante fue intentando cosas pero el final del primer tiempo mandó a los de Paco López a vestuario para recapacitar y afrontar el segundo asalto con la cabeza lo más fría posible.

La segunda mitad comenzó con los granotas muy enchufados y acercándose a la portería de ter Stegen de nuevo con descaro, pero sin ese último pase que diera a Borja Mayoral una alegría que llevarse a la bota. En cualquier caso, el 21 del Levante intentaba tenerlas y luego encontraría el premio.

Voluntariosas, las hordas de Paco López se echaron encima literalmente encima del área culé, combinando llegadas a la contra con una presión asfixiante a los hombres clave del Barça que empezaron a no ser tan efectivos como de costumbre.

Y llegó el mágico minuto 61 en el que la presión a una salida en defensa del Barça hizo posible una recuperación maravillosa que le llegó a Borja Mayoral. El 21 se metió en el área, peleó el balón y lo dio a la derecha para que Campaña, que entraba libre de marca, fusilara a Ter Stegen.

El Ciutat de València se vino arriba en un delirio colectivo que fue a más cuando, apenas dos minutos después, la jugada se repitió y esta vez fue el propio Borja Mayoral quien, de disparo ajustado al palo izquierdo, volvía a batir al guardameta alemán del Barça.

Los de Paco López acababan de darle la vuelta al partido y el Ciutat de València fue una fiesta. La afición se levantar a aplaudir a su equipo, que se creció a tamaño de gigante.

Y antes de llegar al minuto 70, en una jugada elaborada por banda izquierda, el Levante volvió a mojar elevando Radoja el 3-1 al luminoso.

Tardaría exactamente 4 minutos en recortar distancias el Barça por mediación de Messi pero el VAR revisaba de oficio la jugada y anulaba el gol.

Los de Ernesto Valverde intentaron jugar sus últimas bazas atacando en modo posicional, buscando las excelencias técnicas de Messi, con un juego tan horizontal que en cuanto el Levante adelantaba su línea de defensa hacía caer a los culés en fuera de juego.

Lo que sí salió fue una serie de faltas culés al límite que hicieron que el colegiado comenzara a sacar a pasear, ahora sí, el tarjetero como si se tratara de un comercial en una Feria. Borja Mayoral, Bardhi y Morales fueron víctimas de un exceso de fuerza que no venía a cuento salvo por la rabia de ir perdiendo. Algo que no habla muy bien de quienes multiplican por tanto el presupuesto no sólo del Levante, sino de la mayor parte de la tabla clasificatoria.

Pero el Levante quería más. Algo que el público agradeció porque sus jugadores derrocharon coraje y arrojo contra un Barça que se empequeñecía por momentos. El colofón lo puso de hecho el Levante con una jugada en la que Melero, de haber ganado el mano a mano con Ter Stegen, habría hecho subir el cuarto al marcador, pero su remate se fue desviado a la derecha del marco culé.

Al final, un regalo del equipo a la afición, que disfrutó como en las mejores tardes de fútbol que se recuerda. Y no es para menos. El Levante, una vez más, amargó la tarde al Barça, con Messi incluido. Vamos camino de Bestia Negra culé.

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Javier Furió
Cargue Más En Primer equipo

2 Comentarios

  1. […]    Un Levante inmenso se merienda al Barça en die… […]

    Responder

  2. […] Sobre la victoria ante el FC Barcelona, Bardhi  confesó que ha recibido muchas felicitaciones porque “en Macedonia no hay mucha gente que tiene la oportunidad” de jugar contra el equipo catalán. […]

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira además

Jugadoras internacionales del Levante UD Femenino participan en una mesa redonda en la UCV

Las jugadoras del Levante UD Femenino y de la Selección Española, Marta Corredera, Ona Bat…