Inicio Fútbol Primer equipo Melero devolvió la justicia al marcador de Mestalla sobre la campana

Melero devolvió la justicia al marcador de Mestalla sobre la campana

17 minuto leer
1
0
58

En el último momento, y no es un decir, consiguió el Levante igualar el marcador en un vacío Mestalla, devolviendo algo de justicia al luminoso. Y es que apenas 8 minutos antes había abierto el marcador para el equipo propietario Rodrigo Moreno, en un balón cruzado ‘marca de la casa’ que adelantaba fugazmente a los de Celades.

Hasta entonces, 88 minutos de juego típico de un partido de inicio de temporada, con muchos desajustes, normales tras un periodo de inactividad y una pretemporada que, en este caso, ha resultado especialmente corta tras 12 semanas de inactividad forzosa por el COVID-19.

Paco López llegaba hoy al feudo valencianista con un aliciente que, conociendo al míster, iba a quedar en el anecdotario dada su total entrega a los intereses granotas: convertirse en el entrenador con más partidos en primera con el Levante UD.

En el apartado de novedades, quedaron atrás las lesiones que tanto perjudicaron en la temporada regular, antes del parón, al equipo y, de hecho, la buena noticia venía con Rober Pier, que volvía a una convocatoria tras un largo periodo de lesión. La defensa granota, en plenitud con los Miramón, Vezo y Postigo, presentaba un aspecto inmejorable a priori. El comandante y el pistolero ponían a punto sus respectivos puntos de mira y el aspecto general era el mejor posible.

En el bando contrario la baja de última hora de Gabriel Paulista y las dudas sobre Ferran Torres se unían a la ya consabida de Ezequiel Garay, pero también con la incorporación, dicen que en plena forma, del otrora astro portugués Guedes. Luego la realidad nos devolvería la versión pobre del luso. El canterano Guillamón intentaría tapar la ausencia del brasileño en la zaga. Lo de Guedes… Celades sabrá.

Comenzaron los de Paco López golpeando -o al menos intentándolo- primero y contestaron los ches con un centro perfecto de Gayá que puso el ‘uy’ en las pantallas -porque en la grada lógicamente no podía ser-, pero Maxi no llegaba al remate.

Morales la tendría en el minuto 7 pero algo no funcionó bien y le dio un pase a Cillessen en vez de la extremaunción. El Comandante intentaría en el 17 una de sus míticas cabalgadas por banda, pero su centro que esperaba ya con el punto de mira preparado el pistolero Roger fue interceptado por el portero holandés del Valencia CF.

Las imprecisiones eran la norma como lo habría sido en un primer partido de Liga, en pleno agosto. Y a tenor de la temperatura reinante en Mestalla, aun sin público, todo invitaba a pensar que así era.

Guedes intentó jugar a ser el jugador que impresionara en sus primeros partidos vestido de blanquinegro, pero primero en un disparo que se marchó alto y después en un lance en el que Postigo se mostró expeditivo, algo le debió comenzar a dejar claro que no, no es el mismo.

En el 27 el Levante UD hilaría una contra rapidísima que tenía muy buena pinta con Morales como arquitecto pero, una vez más, se quedó en agua de borrajas al entregar a Clerc la responsabilidad del centro y el lateral se quedó sin tiempo para armar algo con sentido.

El susto vendría a la puerta defendida por Aitor, que en casi en la jugada siguiente veía cómo el Carlos Soler estrellaba el balón en el larguero. La jugada la había iniciado Rodrigo a cuyo centro respondía Maxi dejando atrás para que el canterano valencianista estrenara la madera post confinamiento.

Sería la última jugada antes de la parada para recuperar el pulso, beber agua y recibir las instrucciones de Paco López. Más de uno agradeció el paréntesis y es algo lógico. No olvidemos que son tres meses de parón, prácticamente el doble que entre una temporada y la siguiente.

Los que siguieron fueron los mejores momentos del Levante UD en la segunda mitad, con la sensación de estar ganándole terreno al equipo propietario del estadio y así, Rochina, probaría fortuna en el ’36 pero Cillessen estaba en su sitio y conjuró el peligro.

Gayá encadenaría dos acciones consecutivas en las que dio motivos sobrados para sudar sangre a la zaga granota que, mejor o peor, solventaron ambas situaciones.

La primera tarjeta amarilla se la llevaría el canterano Guillamón, al que se le fue el pie y le dio pero bien a Roger Martí. Merecida la cartulina.

La primera mitad, un tanto tórrida pero con algunos detalles reseñables, no acabó sin antes darle a los de Paco López un último susto con el segundo balón al palo esta vez a disparo de Diakhaby.

Campaña, que había sido de lo mejor en la primera mitad dando solidez al juego granota, fue el primero en asustar a Cillessen en la reeentrada, con un disparo desde el centro del campo tras regatear a Parejo. Detendría el portero holandés.

En el ’53 empatarían a tarjetas el Valencia y el Levante al llevarse la suya Guillamón en un agarrón a Guedes que se quería escapar.

El juego seguía siendo el que podía ser, repleto de errores no forzados, que diríamos en el tenis, no exento de detalles pero que no pasaban de meros chispazos de genialidad. En éstas, Celades se lanzó a un doble cambio sentando a Florenzi y Maxi y sacando a Wass y Gameiro. Paco López movería también sus piezas poco después y sacaría a Mayoral por Morales y a Melero por Rochina, con media hora por delante hasta el final del partido.

Rodrigo comenzó a dar quebraderos de cabeza y tuvo dos ocasiones, la primera no llegó y la segunda se encontró con un magnífico Aitor con una no menos magnífica intervención.

Celades gastaría su último cartucho sentando a Soler y dando entrada a Ferran Torres en busca, quizás, de la magia que el canterano había mostrado en algunos partidos de la primera parte de la temporada.

En el ’70 Bardhi se marcaría una pared con Campaña que prometía peligro de no ser por Wass, que impidió que Roger, que andaba con la telescópica preparada, abriera el marcador.

Y llegaba el minuto 75 en el que Roger se autoexpulsaba al ganarse la segunda amarilla -ya se había llevado una en el 45 por cazar a Parejo-, por hacer una dura entrada a Guillamón cuando el chaval le había ganado la posición. Con un cuarto de hora por delante, el pistolero dejaba al Levante UD con un plus de dificultad para sacar algo positivo del feudo che.

Pero el Levante UD está hecho para reaccionar ante las dificultades, y más cuando éstas llegan encadenadas. En el 83 de nuevo el susto vino de los pies de Rodrigo pero Postigo salvaba in extremis.

Sin embargo, poco después volvería el delantero valencianista y esta vez poco o nada pudo hacer Aitor, cuando a pase de Gayá, ya en el 88, la acariciaba suave, lo justo para superarle por bajo de balón cruzado y hacer subir el 1-0 al marcador.

Todo parecía ponerse de dulce para el Valencia CF en los últimos momentos. Pero insistimos, el Levante UD parece hecho para remontar situaciones desesperadas y puso cerco a la portería de Cillessen.

Melero ya adelantaba algo de lo que iba a pasar cuando remataba con poca puntería a las manos del portero holandés del Valencia CF, tras un saque de esquina. El recién entrado Pablo Martínez lo intentaba a balón parado hasta en dos ocasiones y, en ese instante en que todo el mundo espera los tres silbidos del colegiado, el mismo hizo que se detuviese el tiempo, en la máxima expresión de la frase, tras un derribo de Diakhaby a Vezo en el área.

Alberola Rojas escuchaba las indicaciones de sus ayudantes y, tras dibujar el VAR en un aire donde se cortaba el ansia y la tensión, señaló con su dedo el punto de castigo. Melero se hinchó de galones y con un movimiento de cadera lanzó a Cillessen a su izquierda. Y disparó a la derecha. Gol. Gol. Gol. El centrocampista marcaba el 1-1. Los tres meses de parón, de sinsabores, se transformaron en sonrisas de oreja a oreja.

Y el Levante UD lograba un punto de oro en una plaza tan complicada como la de su rival devolviendo el reparto de puntos al desenlace lógico de lo visto sobre el terreno de juego.

Ficha técnica

Valencia CF: Cillessen; Florenzi (Wass, 56’), Guillamón, Diakhaby, Gayá; Carlos Soler (Ferran Torres, 68’), Coquelin, Parejo, Guedes (Cheryshev, 86’); Rodrigo y Maxi Gómez (Gameiro, 56’).

Levante UD: Aitor; Miramón, Postigo, Vezo, Clerc; Vukcevic (Radoja, 73’), Campaña (Pablo Martínez, 83’), Bardhi (Toño, 73’), Rochina (Melero, 60’); Morales (Borja Mayoral, 60’) y Roger.

Árbitro: Alberola Rojas (Castellano-manchego). Amonestó a los valencianistas Guillamón (43’) y, por parte del Levante UD, Miramón (53’) y Vukcevic (71’). Expulsó por doble amarilla a Roger (45’ y 74’).

Goles: 1-0, min. 89: Rodrigo. 1-1, min. 97: Melero (p)

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Javier Furió
Cargue Más En Primer equipo

Un comentario

  1. […]    Melero devolvió la justicia al marcador de Mes… […]

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira además

El empate fue poco premio para un Levante serio contra la Real Sociedad

Visto lo visto sobre el césped de La Nucía, el empate pareció poca cosecha para un Levante…