Inicio Fútbol Primer equipo Un espeso Levante pierde ante Osasuna la oportunidad de afianzarse en la élite

Un espeso Levante pierde ante Osasuna la oportunidad de afianzarse en la élite

10 minuto leer
0
0
23

La resaca copera dejó en el banquillo buena parte del arsenal granota para enfrentarse a Osasuna en el Ciutat de València. Roger, Morales, Bardhi y Clerc se sentaban junto a Paco López, y tomaban el once Dani Gómez y Sergio León en la doble punta, con Duarte como almirante de una línea defensiva de 3 en la que vuelve Róber Pier, y otra línea de 3 en el centro del campo con Rochina de enganche.

Empezó el partido un tanto feo sin demasiado ritmo y demasiadas imprecisiones, y la primera la tuvo Osasuna en el minuto ‘7 con un tiro un tanto forzado de Roberto Torres que no supuso problema ninguno para un bien colocado Aitor Fernández, y dos minutos después el visitante Calleri recibía la primera tarjeta amarilla por una entrada fea a Rubén Vezo en la salida del balón.

La primera -y casi única- ocasión vino al filo de los 20 minutos en una doble jugada que bien habría merecido convertirse en gol. Primero fue Malsa quien se marcó un salto impresionante para cabecear picado obligando a Sergio Herrera a marcarse una impresionante intervención para despejar a córner. Y en la siguiente, Óscar Duarte tuvo la suya, más clara aún si cabe, al rematar a bocajarro a centro de Rochina ante el portero osasunista, que volvía a marcarse un paradón para conjurar el peligro.

El Levante UD se fue quitando de encima la presión a que le estaba sometiendo en los últimos minutos Osasuna y pasó a dominar el partido por completo, dejando a los 21 jugadores -a excepción de Aitor- en el terreno rojillo en amplias fases del juego. Osasuna dejaba el balón al Levante UD pero no renunciaba a ‘picar’ en ataque a través de alguna contra y así, en el minuto 33 Moncayola remataba de forma semiacrobática pero sin problema alguno con un atento Aitor Fernández.

Con todo, el partido seguía lento, trabado y sin demasiados lucimientos para ninguno de los dos equipos, que se iban a los vestuarios con un empate a cero que, visto lo visto, no sorprendía para nada.

Nada más comenzar el segundo tiempo, el Levante UD volvió a tener una magnífica ocasión para inaugurar el marcador. Miramón y Dani Gómez protagonizaban una gran jugada que terminaba con un golpeo algo desafortunado de éste último, que mandaba el esférico fuera junto al poste izquierdo.

Con todo, Osasuna había salido al terreno de juego con algo más de intensidad. Paco López no lo veía muy claro y ponía a calentar a Morales, De Frutos y Bardhi, nada más y nada menos. El arsenal granota se preparaba para entrar y solventar un partido que daba la sensación de estar listo para el primero que tuviera el acierto de marcar.

Osasuna se hizo el dueño el juego y el Levante UD empezó a no tener la pelota. Fruto del dominio rojillo, tendría una gran oportunidad Iñigo Pérez dentro del área granota, que a pase de Rubén García remataba a las nubes, por suerte para los intereses granotas.

En líneas generales, el partido transcurría sin demasiadas jugadas de peligro, sin demasiado ritmo ni opciones. Partido trabado en el que las jugadas morían en las defensas.

Paco López movía pieza en el minuto 63 rompiendo su línea defensiva de tres inicial y ponía algo más de mordiente para el ataque -con permiso de Roger, que seguía en el banco-, en un triple cambio: Morales, De Frutos y Bardhi entraban en el verde y se sentaban un inédito Sergio León, Róber Pier y Rochina.

Osasuna respondía a los cambios del Levante UD con otros tres: Calleri, Roberto Torres e Iñigo Pérez se sentaban y entraban por ellos Budimir, Kike Barja y Manu Sánchez.

Y lo que son las cosas, en una pérdida del Levante UD, Osasuna cogía en una contra por sorpresa a los granotas gracias a dos de los tres recién entrados en el terreno de juego. Barja centraba y Budimir marcaba, con algo de fortuna, para adelantar a los rojillos en el Ciutat.

Casi a continuación, pero ya en el minuto 80, el Levante UD desaprovecharía una ocasión inmensa para volver a equilibrar el marcador. Bardhi servía un balón a Jorge De Frutos que era derribado dentro del área y se decretaba penalti. Cogía los 11 metros el ‘Comandante’ Morales que, en su duelo de voluntades con Sergio Herrera, caía a favor del guardameta rojillo, que malograba con una estirada felina el disparo del ‘Comandante’ ajustada abajo a su derecha.

Paco López apuraba sus opciones y daba entrada a Son buscando la electricidad del carrilero, sentando a Miramón. El reloj corría en contra y las opciones se iban terminando, pero a pesar del trabajo granota las ocasiones no llegaban.

Aitor subía al centro del campo varias veces para acortar el espacio pero ni por esas. Osasuna renunciaba por completo a jugar el balón y el Levante UD se puso el cuchillo entre los dientes para intentar la machada. La última gran ocasión la tendría prácticamente en el minuto 90 Malsa, en un pase atrás de Son que disparaba a las manos de Herrera.

Pero no llegó ni la heroica de otros encuentros ni la aparente condición de talismán del Ciutat de València desde su reforma. Se escapaba una ocasión que ni pintada para conseguir dos cosas: Poner una distancia ya notable con el descenso y enganchar con la parte noble de la tabla de clasificación.

 

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Javier Furió
Cargue Más En Primer equipo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira además

Rober Pier: “Cuando no estás jugando, valoras cada minuto”

Es el momento de Rober Pier. El central tuvo que formar parte del once que se llevó la vic…