Inicio Fútbol Primer equipo El Levante rozó la Champions y acabó salvando un punto

El Levante rozó la Champions y acabó salvando un punto

7 minuto leer
1
0
195
Eibar Levante UD Borja Mayoral gol

Durante treinta y un minutos el Levante fue equipo de Champions. Un espejismo en Ipurúa en un partido que el equipo de Paco López salvó un punto en el descuento, porque no mereció ganar y probablemente tampoco empatar.

Dos fueron los pecados capitales del Levante contra el Eibar que le condenaron: el primero conceder más de 30 centros al área por cualquiera de las dos bandas, y de rebote una quincena de córners, y eso en un equipo como el granota, de los más débiles de La Liga defensivamente en el juego aéreo es mucha ventaja para el rival. Y el segundo de los pecados capitales fue dejar que el Eibar impusiera su juego, en el que el centro del campo no existe, con mucha intensidad y constantes ataques resueltos en pocos pases y con centros al área.

Ni Campaña, ni Rochina ni Bardhi aparecieron en todo el partido, veían el balón pasar por encima de sus cabezas o por las bandas. No logró el equipo de Paco López parar la estrategia de Mendibilibar; sólo un cambio de banda de Morales logró sujetar a Cote, que era un puñal por la izquierda del ataque armero. Poco bagaje táctico para frenar al rival.

Y eso que el acierto y la suerte estuvieron del lado granota en la primera mitad. El gol de Sergi Enrich a los 8 minutos lo contestó Morales dos minutos después poniendo la igualada.

A la contra el Comandante era un peligro constante y tuvo en sus botas el segundo en otro mano a mano con Riesgo que no pudo concretar antes de la media hora de juego. Rober Pier fue el encargado de hacer el 1-2 a los 26 minutos al cazar un centro de Jason.

Hasta ese momento el Eibar había metido una decena de centros y sacado nueve córners. Sergi Enrich había tenido tres claras ocasiones. Pero el Levante mandaba en el marcador. Y con 1-2 se llegó al descanso.

En la reanudación  el Levante aún se encerró un poco más en su área. O le encerró el Eibar. Tanto da. Porque los de Mendilibar mantuvieron ese ritmo intenso que les caracteriza y el Levante siguió inoperante en el centro del campo, incapaz de romperles el ritmo y defendiéndose como podía de cada acometida local.

Del minuto 12 al 20 llegó la hecatombe visitante. Ocho minutos en los que el Eibar anotó tres goles, dos de ellos llegaron tras dos centros al área, haciendo bueno aquello de que “tanto va el cántaro a la fuente …” y otro en un penalti claro, porque que Campaña no tuviera intención de golpear no quiere decir que no le pegara al rival.

Con el 4-2 el Eibar cometió su propio pecado: el del conformismo. Bajó la intensidad y permitió que a base de pundonor el Levante pasara de medio campo y fuera generando las ocasiones que en los primeros 30 minutos de la reanudación no llegaron.

Levante UD Toño GarciaA los 30 minutos fue Toño el que recortó distancias, con un chut que pegó en Oliveira y que acabó entrando en la portería de Asier Riesgo. El gol 500 del Levante en La Liga … veremos a quien se lo adjudican.

Y a base de pundonor apretó el Levante, llegaron los cambios de Paco López, que no mejoraron el fútbol pero dieron oxígeno al equipo, pero el equipo creyó en sus posibilidades y acabó empatando en el descuento con un gol de Borja Mayoral.

Un punto que le debe saber muy bien al Levante vistas las ocasiones de unos y otros, del fútbol de unos y otros, pero que debe poner sobre aviso a Paco López. No todos los días se van a marcar cuatro goles, aunque tal vez haya que empezar por evitar que te marquen cuatro.

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Javier Ruiz
Cargue Más En Primer equipo

Un comentario

  1. El Levante UD logra el gol 500 en Primera

    9 diciembre, 2018 en 6:55 pm

    […]    El Levante rozó la Champions y acabó salvando … […]

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira además

En los ‘Juegos del Hambre’ el rey es Coke

El Levante ha ganado por 2-0 al Valladolid sumando tres puntos vitales para poner tierra d…