Inicio Fútbol Primer equipo El Espanyol saca petróleo en el Ciutat de València ante un Levante errático

El Espanyol saca petróleo en el Ciutat de València ante un Levante errático

10 minuto leer
2
0
128

La nada, la más absoluta nada es lo que mejor describe lo visto en el Ciutat de València durante la primera mitad de un Levante-Espanyol soporífero. Sólo un par de cuasi-llegadas que no llegaron a convertirse ni en peligro y un tiro de falta de Campaña que obligó a lucirse a Diego López, fue todo el bagaje de los de Paco López en toda la primera mitad.

Y cuando ya se vislumbraba cercano el camino a los vestuarios y el consiguiente descanso, la catástrofe visitó a un Aitor más que vendido por su defensa en una doble, casi triple ocasión de peligro que los ‘periquitos’, negados en los 44 minutos restantes de primer asalto, atinaron a meter entre los tres palos.

Inmersos en un juego deslabazado, de auténtico frontón de pases imprecisos que casi nunca llegaban a su destino, nos sorprendió en los últimos minutos del primer tiempo un saque de esquina que remató, en principio flojo y bombeado, una nube de jugadores para que el esférico se estrellara en el larguero.

Se iría el esférico lejos de la puerta de Aitor, como un bálsamo deseado, pero volvería en pocos segundos con un Ferreyra adelantado que se plantaba solo ante el portero vasco del Levante. Se temía lo peor pero en el mano a mano, Aitor ganaba y mandaba el balón a córner.

Sólo era un respiro momentáneo, porque al saque de esquina respondería Bernardo de cabeza para hacer inútil la estirada del portero levantinista, que llegaba a tocar el balón pero no con la suficiente fuerza como para sacarlo.

El 0-1 despertaba a la parroquia, medio dormida por falta de alicientes, pero para mal. El cabreo era más que notorio.

El segundo tiempo comenzó con una cara bien distinta del Levante y Hernani fue quien primero enseñó los dientes al rival. En una galopada muy meritoria desde campo propio, el portugués a punto estuvo de sorprender a Diego López, pero el esférico se fue demasiado cruzado.

Las imprecisiones en el Levante, no obstante, continuaban y algún susto dio a la parroquia. Una pérdida sin presión en la mismísima frontal del área granota casi cuesta un disgusto.

Pero lo que son las cosas, en la misma jugada los ‘periquitos’ devolvieron el favor y el Levate fue capaz de llevar el esférico al área contraria, hasta el punto de que Morales quebró por dos veces a los defensas, se adentró en el área y, trastabillándose, se fue a caer delante del portero.

Se pidió pena máxima, pero el árbitro no concedió lo que habría sido un regalo, pese a las protestas de Orriols. Tampoco vio simulación en la caída del Comandante, que se caía por pura inercia.

En el 63, Paco López se atrevía con un doble cambio y sentaba a Roger y Rochina, dando entrada a Sergio Leon y Borja Mayoral. Toda la carne en el asador, en un cambio que parte de la grada criticó por entender que el partido del ‘niño mimado’ de la afición, Roger Martí, no era tan malo como para quitarlo.

Poco después, era Coke el que cogía el camino a los vestuarios, entrando en su lugar Jorge Miramón.

Pero el partido seguía mostrándonos el mismo juego impreciso, sin mordiente y, en el caso del Levante, con una alarmante falta de intensidad que por momentos sacó de sus casillas a los aficionados que se habían dado cita en el Ciutat de València.

Los intentos, coreados ya con desespero por la afición granota, no sirvieron para espolear a los jugadores, que se quedaban en terreno cómodo y ya ni siquiera se contaba con la salida explosiva de Hernani, que ya no volvió a aparecer en lo que restó de encuentro.

Por si fuera poco, el Espanyol vio que si apretaba un poco, podía rematar el partido con un segundo gol. Un espejismo, porque los argumentos de los periquitos tampoco eran como para tirar cohetes. Un remate de Dídac a la grada y un gili-córner fue todo lo que supieron hacer.

Los últimos minutos fueron un suplicio para la afición, que parecía más que enfadada, resignada ante la insultante inoperancia de los jugadores granotas, incapaces de hilar una jugada con criterio y, cuando lo hacían, se quedaban bloqueados sin saber dar el remate o el último pase para la igualada.

Esta vez no hay excusa, ni se puede descargar en Paco López las iras por los cambios o la alineación. Los jugadores del Levante parecieron durante todo el partido estar en una marcha más corta que los rivales, y aún pudo ser peor el castigo recibido, si éstos hubieran estado un poco inspirados. La pólvora habrá que buscarla porque ni el ‘pistolero’ ni sus alternativas la encontraron hoy.

Ficha técnica

Levante UD (0).- Aitor; Vezo, Cabaco, Clerc, Rochina (Borja Mayoral, m. 63); Coke (Miramón, m. 81), Radoja, Campaña, Hernani; Morales y Roger (Sergio León, m. 63).

RCD Espanyol (1).- Diego López, Víctor Gómez, Naldo, Bernardo, David López, Pedrosa (Didac, m.70), Víctor Sánchez, Marc Roca, Darder (Granero, m.85), Ferreyra (Campuzano, m.76) y Vargas.

Gol: 0-1, m.39: Bernardo.

Árbitro: González Fuentes (comité asturiano). Amonestó por el Levante a Clerc y por el Espanyol a Naldo, Víctor Gómez y Campuzano.

Incidencias: partido de décima jornada de Liga disputado en el estadio Ciutat de València ante 18.934 espectadores.

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Javier Furió
Cargue Más En Primer equipo

2 Comentarios

  1. […]    El Espanyol saca petróleo en el Ciutat de Valè… […]

    Responder

  2. […]    El Espanyol saca petróleo en el Ciutat de Valè… […]

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira además

El Levante UD y el Proyecto FER confluyen en el deporte inclusivo

Hoy, día 3 de diciembre, se celebra el Día Mundial de la Discapacidad y, para conmemorar e…