Inicio La contracrónica de Yolanda Damià Ya somos 15.000…, y seremos muchos más

Ya somos 15.000…, y seremos muchos más

8 minuto leer
0
0
1,157

Hoy arranca la segunda fase de abonados del Levante UD. Según datos del club, son casi 15000 los aficionados que han ejercido la posibilidad de renovar su pase para la próxima temporada. Seguro que se aumenta el número pero en el club, como entre la afición, se es consciente que la afición levantinista no va a cubrir toda la disponibilidad de abonos que oferta la entidad.

No se ha caracterizado el conjunto granota en su centenaria historia por disponer de una masa abrumadora de acólitos a la causa levantinista. Sin embargo, los que poseen el germen azulgrana sí incluyen en su vademécum emocional la fidelidad, implicación y fortaleza del sentimiento granota. Ni la temporada en que el Levante UD disputó competición europea estuvo el Ciutat de València a rebosar todos los encuentros.

No obstante, uno de los grandes hitos conseguido por la presidencia de Quico Catalán ha sido fidelizar a los que, por uno u otro motivo, alardeaban de levantinismo desde la barra de un bar o conversación playera. Y al mismo tiempo, el diseño de una labor educativa en valores del deporte ha logrado gestar la semilla levantinista entre jóvenes aficionados, obteniendo así la entidad la regeneración y rejuvenecimiento de una parte importante de la afición.

Por ello, implicar en sus últimas campañas a los más menudos aficionados ha sido un inefable acierto. Pequeños menores de 10 años que han nacido y vivido su experiencia de aficionado futbolístico desde el éxito de pertenecer a un equipo con arraigo en la élite del fútbol nacional. Esos pequeños, que no entendían muy bien qué pasó en junio de 2016 y si algún día volverían a ver a Messi en el Ciutat de València (nuestro coqueto pero emblemático templo granota que está experimentando una vistosidad que en otro momento comentaremos) jalearon a los Campaña, Postigo, Raúl, Pedro López y compañía en las celebraciones del ascenso el pasado mes de abril como si de una gran fiesta (que lo es) se tratara.

Desde luego que el trabajo de mercadotécnica y márqueting que ha diseñado el club granota tendrá defectos, pero entre sus aciertos está el de disponer de un potencial creativo ante el que es imposible no ofrecer elogio. Dice Yuri Morejón que “la piel es de quien la eriza” y las campañas mediáticas del Levante UD cumplen a rajatabla esa máxima.

No estremecerse ante el video promocional de la presentación de las equipaciones (bravo también por la elección de colores y simbolismos que igualmente comentaremos próximamente en este espacio de MACHO LEVANTE)  de los granotas es imposible.

No importa cuál es el club que te roba el corazón, da igual  dónde reposan tus afectos futbolísticos, es innegable que “la piel se eriza” con un video donde se ofrece integración, solidaridad, nostalgia, esfuerzo, legado, costumbres, historia…principios que la entidad levantinista ha sabido convertir en los valores con que identificar su singularidad.

Hubo un momento, quizás demasiado amplio, marcado tal vez por la travesía del Levante UD por categorías inferiores, los granotas eran casi los enemigos únicos a batir entre equipos de nuestro área más próxima.  Alzira, Olímpic, Alcoiano, Ontinyent o Torrent se atrincheraban ante un Levante al que era obligado ganar, puesto que “ese equipo” que llegaba del “cap i casal” era el rico al que había que vencer sí o sí.

En aquellos momentos, fuera de su entorno hábitat habitual en el Distrito Marítimo y en Orriols, el Levante sembraba pocas simpatías, simplemente porque para una localidad enfrentarse a un equipo de la capital que había militado en la máxima categoría en los años 60 era un hito, aunque éste no dispusiera de los beneplácitos ni ayudas que obtenían otros equipos en su misma u otra ciudad.

Hoy el Levante UD ha conseguido, no solo  sustituir aquella fobia sino que ha alcanzado eso tan difícil de genera simpatía y ganar adeptos. Solo por ello, seguro que pronto esos 15.000 son muuuuchos más. Convivir en la élite desde la humildad es un valor que seduce. Si el club nos ha cautivado con un largo y duro camino de conquista, ahora es el momento que seamos los aficionados los que conquistemos el Ciutat de València y convirtamos nuestro templo en el fortín, porque “es grande ser pequeño” y solo con nosotros el Levante UD “seguirá creciendo”.

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Yolanda Damià
Cargue Más En La contracrónica de Yolanda Damià

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira además

Un punto para la esperanza

A veces 90 minutos son muchos y te permiten vivir diferentes fases de esa pasión irraciona…