Inicio Gatos y palmeras Granotahistoria El Levante UD, el Real Madrid y la familia Calpe. Capítulo I

El Levante UD, el Real Madrid y la familia Calpe. Capítulo I

20 minuto leer
2
0
1,434

Hablar del Real Madrid en el entorno levantinista nos lleva sin duda a rememorar un nombre, el de una leyenda que representa, quizás, no solo al levantinismo más fiel y real, sino también la personificación de lo que es la historia propia de un club centenario, hablamos, cómo no de Don Antonio Calpe Hernández.

En los siguientes días vamos a desgranar la historia de un hombre, un levantino, un icono granota que merece el homenaje, no solo de la entidad o el club en el palco ante su familia, sino un gran acto en el que se implique a todo el levantinismo, a las peñas, a la asociación de veteranos, a la afición e incluso a la Fundación Cent Anys, cuyo presidente siempre ha mostrado su admiración y respeto por el lateral grauero.

Alineación del Levante UD que ganó la Copa de la Republica con Ernesto padre entre los titulares.
Alineación del Levante que ganó la Copa de la República con Ernesto padre entre los titulares.

Es cierto que muchos de los que hoy ocupan las gradas del Ciutat de València no han visto jugar a Antonio, otros han vivido sus etapas como segundo entrenador y su influencia en la secretaria técnica para “ayudar” a la cesión o préstamo de valores de la cantera del Real Madrid, pero también es cierto que los hay que no reconocen en las gradas del coliseo granota a un hombre cuya trayectoria es referencial en la historia del Levante UD.

Porque Antonio Calpe simboliza en su personalidad y trayectoria profesional los valores del club ubicado en Orriols, el amor por un escudo y la pasión por unos colores, no en vano, Antonio no solo es el icono más emblemático de la entidad sino también es el eje más brillante de una dinastía que, solo en sí misma, simboliza la historia del Levante U.D. desde sus orígenes como Levante FC.

Puede que determinadas ideologías no se trasladen de padres a hijos, que no se cedan derechos y vivencias; pero ante todos esos axiomas científicos sobre las herencias que se incluyen o no en los genes, en el caso de los Calpe no es necesario la referencia científica porque son el ejemplo real de cómo hay sentimientos irracionales y pasionales que sí se heredan. La familia Calpe es una muestra de ello y de cómo en su seno se ha producido la transmisión más emotiva: la del sentimiento y el amor a un club de fútbol: el Levante UD.

Sirvan los artículos que publicaremos estos días en MachoLevante.com como homenaje a una familia y un nombre cuya unión es inefable y que merece la recopilación de su historia para ser modelo del significado del sentimiento levantinista entre las más jóvenes generaciones.

Porque como decíamos anteriormente, son hasta tres los miembros de la familia que, en algún momento de la historia de la entidad granota han defendido su escudo sobre el terreno de juego.

Foto del padre de los Calpe, ya como jugador del U.D.L.G. (fusión Levante-Gimàstico en 1940.
Foto del padre de los Calpe, ya como jugador del U.D.L.G. (fusión Levante-Gimàstico en 1940.

Al pequeño de la saga, Ernesto Calpe Hernández, le gusta recordar que los tres han sido claves en coyunturas brillantes en la historia de la entidad. El patriarca, Ernesto Calpe Gil fue el encargado como capitán de la escuadra del Levante FC de alzar la Copa de la España Libre en 1937, el título más importante de la entidad. Su hermano Antonio consiguió el primer ascenso del Levante UD a Primera, marchó del club granota al Real Madrid para ganar la Copa de Europa de 1966 y ha sido y es una de las más emblemáticas leyendas del levantinismo y él, Ernesto, quien durante años fue presidente de la delegación de peñas, también vistió la elástica granota en un momento dramático para la historia del club y que nos lleva a junio de 1971 y a un enfrentamiento ante el Nàstic de Tarragona en el que, en caso de derrota, el equipo descendería de Tercera a Regional Preferente. Las dificultades que durante décadas acompañaron al club “forjado en el yunque de la adversidad” no eran superfluas ese día, sin embargo, la ilusión, la brega y el resultado final de 2 goles a 1 mantuvo al equipo en Tercera División y según, historiadores del momento y cronistas de la época, rubricaron la existencia como entidad futbolística del Levante UD. En el once inicial granota en ese trascendental partido fue titular Ernesto Calpe Hernández.

Yo no era un derroche de virtudes pero bueno, al menos tuve la oportunidad de formar parte de un duelo histórico, aunque ni mucho menos con el valor que aportaron mi padre y mi hermano”, nos comenta Ernesto, un exjugador pero ante todo un aficionado fervoroso, expresidente de la delegación de peñas, exmiembro de la secretaría técnica y un apasionado hincha que recoge en el disco duro de su memoria personal anécdotas, vivencias y un material que lleva años recopilando para algo que se percibe como su sueño personal, la creación del Museo del Levante UD.

Levante FC 1934-35
Levante FC 1934-35

Ernesto, tras nueve años como abonado del club pero sin utilizar el pase que cada temporada se ha sacado en este periodo, volvió este agosto a pisar el Ciutat de València. El menor de la saga se sentaba siete campañas después en su localidad de tribuna del coliseo granota. Su presencia representa el simbolismo de la unión que merece el levantinismo. El pequeño de los Calpe, miembro de la secretaria técnica durante la presidencia de quien fue máximo accionista del club, Pedro Villarroel, dejó la entidad durante la crisis que la abocó a un proceso de Ley Concursal en el año 2008. Fueron varias las voces discordantes que se alzaron aquellos días contra el expresidente y contra algunos de sus compañeros como Ernesto Calpe siempre fiel a su amigo Pedro; aunque, sin embargo, otros de los integrantes del equipo de Villarroel permanecen en el club sin que nadie les haya afeado jamás su presencia en anteriores etapas.

El tiempo ha pasado y el Levante UD merece la unión de todos los que a lo largo de su historia han sido partícipes de ella, porque una entidad es la pasión por unos colores, un escudo, un ideario de valores, una historia, un equipo…



Sin embargo, Ernesto ha sufrido estos años desde el sofá los éxitos y los logros del equipo que no solo lleva en el corazón sino que le ayuda a éste a latir en azulgrana. Solo el fútbol provoca esta amalgama de sentimientos irracionales y lo que nadie jamás podrá negar es que Ernesto, como Pedro Villarroel, tiene alma levantinista. Por ello, su presencia en la grada del Ciutat de València aquel lunes de agosto es uno de esos pequeños gestos que engrandecen a una entidad. Recuerdo su nerviosismo al ubicarse junto a su esposa para presenciar el partido ante el Villarreal. Con su habitual cartera en mano se mostró sigiloso, recibía con gratitud los saludos de los conocidos, pero se le percibía nervioso, inquieto, su emoción era contenida hasta que explotó de júbilo con el penalti anotado por Morales. Sin embargo, fueron (fuimos) muchos los que nos emocionamos desde el inicio al comprobar su presencia, como esperamos el día de ver también en la grada a Pedro Villarroel.

Alineación del Ascenso del Levante a Primera en 1963.
Alineación del Ascenso del Levante a Primera en 1963.

Ambos, con sus virtudes y sus defectos, como todos los seres que hemos amado con pasión y no hemos sido capaces de calibrar nuestros actos de forma racional en algún momento de nuestro camino vital, merecen vivir su amor levantino en la grada, sin estridencias ni panegíricos, solo como lo que son, hinchas entusiastas, con alma levantinista y corazón granota.

Hoy, en la semana que el club cumple 108 años tal vez es el mejor momento para lanzar desde este medio el mensaje de unidad, porque solo asumiendo el pasado construiremos el futuro que merece un equipo que sigue teniendo la virtud de ser pequeño, pero la deleitosa perspectiva de un futuro esperanzador entre los más grandes.

Foto de la plantilla 72/73 en la que coinciden en la imagen los hermanos Calpe
Foto de la plantilla 72/73 en la que coinciden en la imagen los hermanos Calpe

“A mí el Levante nunca me ha hecho daño, el Levante no son las personas, es un equipo que existirá cuando no estemos ninguno de nosotros” afirma Ernesto. Y de forma similar se expresa Antonio “yo he vivido momentos maravillosos, otros dramáticos, pero nadie me puede quitar mi pasión por el Levante, aunque te confesaré que siempre me he sentido más querido en el Real Madrid que en el Levante. Pero yo soy levantino y claro que voy al campo, siempre que puedo me acompaña mi amigo Toni y disfrutamos, me enfado y mucho, muchas veces, pero se están haciendo las cosas muy bien y creo que si funcionan las últimas incorporaciones podemos vivir una bonita temporada”.

Antonio y Ernesto vivirán el partido del sábado con sentimientos dispar, el mayor de la saga no obstante no tiene duda al ser preguntado “yo quiero que el Levante gané hasta en las canicas, ¡¡cómo no voy a querer que gane al Madrid!!”.

Ernesto es igual de efusivo “yo creo que lo vamos a tener complicado pero ver al Levante UD jugar en el Bernabéu es uno de los sueños que durante años hemos tenido. Por supuesto que voy a intentar presenciar in situ el encuentro”.

Levante 1972-73-con los Calpe
Levante 1972-73-con los Calpe

Ambos hermanos jugaron una única vez juntos, fue en un partido amistoso disputado entre el Levante UD y el Gornik de Zagreb, el primer encuentro internacional que tuvo lugar en el hoy Ciutat de València. Solo en ese partido coincidieron los dos hermanos sobre el terreno de juego, sin embargo, son muchos los duelos compartidos y casi idénticos los sentimientos.

Pero de todo ello, del Real Madrid y el Levante UD, del fichaje de Antonio por la entidad del Bernabéu, sus anécdotas, sus recuerdos, cómo vivió su paso del equipo de su barrio y su familia al club más emblemático en la década de los 60 en el espectro futbolístico y cómo lo vivió desde el piso del Grao la familia Calpe y un joven Ernesto de solo 13 años hablaremos mañana en estas mismas páginas.

Puedes leer el segundo capítulo de este artículo:
El Levante UD, el Real Madrid y la familia Calpe. Capítulo II

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Yolanda Damià
Cargue Más En Granotahistoria

2 Comentarios

  1. […]    El Levante UD, el Real Madrid y la familia Cal… […]

    Responder

  2. […] Se da la circunstancia, que no deja de trascender a la mera y sana curiosidad, que en este partido se enfrentan mañana el campeón de Primera y el campeón de Segunda de la pasada temporada. Además, para los amantes de los antecedentes, la hemeroteca y la historia del fútbol, a ambos clubes les une, aparte de entrenadores, jugadores y demás, un nombre propio que es historia viva del levantinismo -y también del madridismo- y que está llamado a ser homenajeado una y mil veces por su significación tanto deportiva como humana en esto del balompié patrio: Antonio Calpe y familia. Nuestra compañera Yolanda ha puesto sobre el mantel esta entrañable historia a través de dos artículos publicados en macholevante.com. […]

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira además

Que nos quiten lo ‘bailao’

Hoy comienza el otoño. Dicen los psicólogos que con la llegada de la estación de la caída …