¡¡¡A por ellos!!!

14 minuto leer
0
0
571

El Levante UD abrirá la temporada 2017/18 en casa a pesar del calendario. Sí señor, olvídense de lo escuchado hasta el mediodía (Ay, mare, así está la RFEF). Las obras del estadio del Madrigal han obligado al cambio en el escenario del primer encuentro de la campaña futbolística en nuestro retorno a Primera División. Eso significa que nos estrenaremos con dos encuentros consecutivos en casa, el derbi ante el VCF en la cuarta jornada y entre medias un duelo ante el R. Madrid.

No parecen aguas tranquilas el inicio de la travesía futbolística granota la campaña 2017/18, sin embargo, desde este rincón me van a permitir que apele al entusiasmo que debe subyacer en el levantinismo en el inicio de una, deseemos, esplendorosa navegación en Primera.

Como indicaba anteriormente, inevitablemente el Villarreal va unido a la historia reciente del Levante UD y, como en los matrimonios, parece que la relación se ha cimentado “en lo bueno y en lo malo”.  Pero, con el optimismo con que afrontamos el retorno a la élite del fútbol nacional, no es necesario recordar aquella aciaga tarde de 2005 en la que las huestes granotas dirigidas por J.Luis Oltra tras la destitución de Schuster como inquilino del banquillo levantinista, rubricaron un inesperado y doloroso descenso a Segunda División en el Madridal. El hoy director deportivo azulgrana, Tito, formaba parte de aquel equipo que recibió un castigo demasiado severo en una campaña donde hubo fases en la que se mimó al fútbol y hasta momentos excelsos e ilusionantes.

Tampoco será bueno leer la frialdad estadística que indica que de los ocho enfrentamientos en liga en Primera entre ambas escuadras en este siglo XXI en el Ciutat de València, el Levante UD ha perdido seis de esos partidos.

En ese ejercicio de olvido, no queremos ni mentar que la campaña 2014/15 el calendario también quiso que Levante y Villarreal se enfrentarán en la jornada que abría el campeonato de liga en la máxima categoría y la contienda se saldó con otra derrota, esta vez  0 a 2.

Olvidemos estadísticas y creamos en Muñiz, Tito, Quico y el equipo que tan honrosamente nos ha devuelto la ilusión con un retorno a Primera en una temporada apabullante estadísticamente.

Según un reciente estudio de investigadores de la Universidad Stony Brook de Nueva York publicado en la revista MUY INTERESANTE (https://www.muyinteresante.es/ciencia/articulo/olvidar-lo-malo-y-recordar-lo-bueno-es-posible-261462864225 ), es posible sintonizar la memoria a voluntad a base de manipular los neurotransmisores implicados en el proceso memorístico con el fin de olvidar lo malo y recordar lo bueno.

Y ustedes dirán. ¿Qué narices tiene eso que ver con nuestro Levante UD?

Muy sencillo. Eso quiere decir que los granotas no necesitamos estudios científicos para moldear nuestra ilusión. Esa historia centenaria forjada en momentos sublimes y en golpetazos trincheros, nos ha ayudado a programar nuestros recuerdos y por eso casi (ojalá fuera así) no recordamos aquella noche de verano de 2005 en el Madrigal, ni las derrotas en el Ciutat.

Por el contrario, sí tenemos la dicha de poder acomodar en nuestro libro emocional el hito que supuso en octubre de 2011 ganar al Villarreal CF en su propio feudo por 0 goles a 3 y conseguir aquel día, tras 102 años de historia,  el liderato en Primera División.

¿Acaso aquel 23 de octubre de 2011 en el Madrigal el doblete de Juanlu y la sentencia de Koné en la segunda parte, no merecen ser nuestro referente en partidos ante el equipo amarillo?

Además, sí, hemos perdido 6 de los 8 encuentros de liga disputados en el Ciutat de València contra el equipo de Fernando Roig, pero el último enfrentamiento finalizó con una emocionada victoria granota con un gol de Deyverson Silva en el minuto 82 aquel 3 de octubre de 2015.

Por todas estas razones, aunque no esté en nuestros genes levantinos el optimismo, hoy debemos ser positivos en el análisis del calendario y pensar que de nuevo, tenemos la oportunidad de soñar.

No será fácil el arranque. Jugar 4 de las 5 primeras jornadas en casa ante Villareal, Deportivo, Valencia CF y Real Sociedad y tener como único respiro visitante viajar al Bernabéu donde poco oxígeno podemos, teóricamente, obtener, no es una perspectiva que se vislumbre placentera como inicio de campeonato. Pero señoras y señores, ¡Esto es Primera!, ¡Esto es la élite! y ante la dificultad, la disyuntiva se balancea entre temblar (muchos lo habrán-habremos hecho) o afrontar con ilusión un nuevo año en la élite del fútbol nacional.

Pensemos por tanto en la oportunidad de disfrutar que disponemos y desafiemos la negatividad con la fe, la confianza, la ilusión, la esperanza y la realidad de sabernos entre los mejores 20 equipos de España que es, casi, decir lo mejor del deporte del balompié en el viejo continente. ¿Acaso no era esto lo que muchos hemos soñado décadas y todos anhelábamos los últimos doce meses?

Aquí lo tenemos y para edulcorar el estreno pensemos que, aunque el fútbol no parece orientarse a sentimentalismos, enfrentarse a la escuadra grogueta supone también el reencuentro competitivo con un buen amigo granota, honesto y excelente profesional, forjado en nuestra disciplina de la que hubo de marchar para progresar en su pasión futbolística. Me refiero a Josep Alcàcer, el segundo entrenador del Villarreal CF.

Josep forma parte de la historia del Levante UD porque, con poco más de veinte años,  aportó al palmarés de la entidad dos Copas de la Reina consecutivas en el año 2004 y 2005 como entrenador del equipo femenino.

El técnico de Llíria, llegado a la escuela levantinista el verano de 2003, abandonó la entidad en junio de 2006 tras haber pasado desde el banquillo del equipo femenino a la estructura de la secretaría técnica del club.

El momento crítico de nuestro Levante UD en aquellos momentos vio marchar a un entrenador cuyos conocimientos futbolísticos preveían una deleitosa perspectiva en el espectro del balompié. Lo vio Abel Resino a quien acompañó en la aventura del madrileño en el C.E. Castelló y lo visionó perfectamente el siempre añorado Manolo Preciado con quien trabajó en el Sporting de Gijón y con quien, casualidades del destino, no pudo entrenar al Villarreal por el inesperado y doloroso adiós del entrañable entrenador cántabro, sin duda, referente en la formación de Josep, un técnico con inquietudes y con un talante personal y futbolístico cultivado, trabajador, honrado y honesto.

Ahora forma tándem con el entrenador Fran Escribà para dirigir a nuestros vecinos villarrealenses, pero, seguro que en algún momento, Josep recordará al enfrentarse a los levantinistas algunos de esos excelentes momentos vividos en el Polideportivo Municipal de Natzaret o en el estadio Ciutat de València, aunque durante la contienda los aficionados granotas olvidemos su nombre y a Josep su profesionalidad le impida ese día percibir el sentimiento levantinista arraigado en su noble corazón.

Eso será la primera jornada; después llegará el RC Deportivo de la Coruña, un “RIVAL” los últimos años ¿incómodo? dentro y fuera del terreno de juego.

Aunque de nuevo, les invito a que nos alejemos de la negatividad y recordemos que fue el Deportivo el rival al que el Levante UD venció aquella primavera de 1964 en la que por primera vez logramos el ascenso a una Primera División de la que volvemos a disfrutar esta temporada.

Pero eso requerirá otro análisis y otro repaso al libro de vivencias levantinistas.

Hoy me gusta pensar que tenemos 19 rivales, disputaremos 38 jornadas, y que vamos a disfrutar de la Primera División. Con humildad, honradez, respeto  y orgullo pero ¡¡¡A POR ELLOS!!! ¡¡A POR TODOS!!!

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Yolanda Damià
Cargue Más En La contracrónica de Yolanda Damià

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira además

Que nos quiten lo ‘bailao’

Hoy comienza el otoño. Dicen los psicólogos que con la llegada de la estación de la caída …